Reducción de mamas

La mamoplastía reductiva, o reducción mamaria, permite recuperar firmeza y aliviar el peso de las mamas en los hombros, cuello y espalda, que en algunos casos puede causar serios problemas traumatológicos e impedir una normal actividad física.

Se requiere de tres incisiones:
una alrededor de la areola, otra que va en forma vertical desde la areola al surco submamario, y una horizontal en el surco mismo. En casos leves sólo se requiere una incisión periareolar. En unas tres horas, y con anestesia general, el cirujano plástico extrae tejido mamario y grasa excedentes, reubica la areola, y puede incluso reducir su tamaño. En algunas ocasiones se instalan drenajes para eliminar fluidos. Finalmente se envuelve el busto con un vendaje elástico.

Galería de Fotos

Durante la hospitalización, que dura uno o dos días, se siente dolor postoperatorio que es atenuado eficazmente con analgésicos. Los puntos se extraen dentro de los 15 días después de la operación. La cicatrización generalmente es buena, pero las marcas no desaparecen, sólo se suavizan con el tiempo. Como las mamas son naturalmente de distinto tamaño, es común que luego de la cirugía permanezca la diferencia, lo importante es que ésta sea pequeña.

Según sea su recuperación, la paciente puede retomar su actividad normal al día siguiente de salir de la clínica, siguiendo las instrucciones del cirujano tratante -como dormir de espaldas y evitar la actividad sexual por una semana como mínimo-. Se recomienda utilizar un sostén especial, y postergar los ejercicios por tres a cuatro semanas. Es normal sentir algunas molestias durante un largo período, pero si surge un dolor severo es necesario consultar.

Entre las complicaciones, es raro que se presente una pérdida de sensibilidad permanente en los pezones y/o mamas, o una mala cicatrización. Si ocurriera una herida en los tejidos de la areola o del pezón, se reconstruye inmediatamente con injertos.

Los resultados de la cirugía son permanentes, a no ser que se aumente mucho de peso o se embarace. De todos modos, el paso del tiempo y la gravedad siempre dejan un rastro.


Revise esta interesante presentación elaborada por el doctor Llamil Kauak:“Mamoplastía reductiva y Mastopexia”.

Reducción de mamas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *